Search
Close this search box.

¿Cómo reemplazar el radiador de un vehículo? Pasos a seguir

reemplazar el radiador de un vehículo

En este artículo te explicamos los pasos que debes seguir para reemplazar el radiador de un vehículo de forma segura y eficaz. También te damos algunos consejos para evitar problemas con el radiador y alargar su vida útil.

El radiador es una pieza fundamental para el funcionamiento del motor de un vehículo, ya que se encarga de enfriar el líquido refrigerante que circula por el sistema de refrigeración. Si el radiador se avería o se obstruye, puede provocar un sobrecalentamiento del motor y dañar sus componentes internos. Por eso, es importante saber cómo reemplazar el radiador de un vehículo cuando sea necesario.

¿Cuándo hay que reemplazar el radiador de un vehículo?

Antes de aprender cómo reemplazar el radiador de un vehículo, es conveniente saber cuándo es necesario hacerlo. Algunos síntomas que indican que el radiador está fallando son:

  • El indicador de temperatura del motor se eleva por encima de lo normal.
  • El líquido refrigerante se pierde o se contamina con aceite o suciedad.
  • El motor se recalienta o emite humo blanco por el escape.
  • El ventilador del radiador no se activa o funciona constantemente.
  • El radiador presenta fugas, grietas, abolladuras o corrosión.

Si detectas alguno de estos signos, debes revisar el estado del radiador y sustituirlo si está dañado. No esperes a que el problema se agrave, ya que podría causar una avería grave en el motor.

¿Qué herramientas y materiales se necesitan para reemplazar el radiador de un vehículo?

Para reemplazar el radiador de un vehículo, necesitarás las siguientes herramientas y materiales:

¿Cómo reemplazar el radiador de un vehículo paso a paso?

Una vez que tengas todo lo necesario, puedes proceder a reemplazar el radiador de un vehículo siguiendo estos pasos:

  1. Aparca el vehículo en un lugar seguro y nivelado, con el freno de mano puesto y el motor apagado. Espera a que se enfríe por completo antes de manipular el radiador.
  2. Abre el capó y localiza el radiador. Normalmente se encuentra en la parte frontal del motor, detrás de la parrilla. Tiene forma rectangular y está formado por unas láminas metálicas llamadas aletas, por las que pasa el aire para enfriar el líquido refrigerante.
  3. Desconecta la batería del vehículo para evitar cortocircuitos o descargas eléctricas. Para ello, afloja los tornillos que sujetan los bornes y retira primero el cable negativo y luego el positivo.
  4. Coloca un recipiente debajo del radiador para recoger el líquido refrigerante que saldrá al desmontarlo. Asegúrate de que tenga suficiente capacidad para contener todo el líquido y evita que se derrame en el suelo o en otras partes del motor.
  5. Localiza el tapón de drenaje del radiador, que suele estar en la parte inferior o lateral del mismo. Ábrelo con cuidado y deja que salga todo el líquido refrigerante. Cierra el tapón cuando haya terminado.
  6. Desconecta las mangueras que conectan el radiador con el motor y con el depósito de expansión. Para ello, afloja las abrazaderas que las sujetan con un destornillador o un alicate y tira de las mangueras con suavidad. Ten cuidado de no dañarlas ni doblarlas.
  7. Desmonta el ventilador del radiador, si lo tiene. Para ello, desenchufa el conector eléctrico y quita los tornillos o clips que lo fijan al radiador. Retira el ventilador con cuidado y déjalo a un lado.
  8. Quita los soportes o tornillos que sujetan el radiador al chasis del vehículo. Levanta el radiador con cuidado y sácalo del compartimento del motor. Ten en cuenta que puede pesar bastante, así que pide ayuda si lo necesitas.
  9. Coloca el nuevo radiador en el mismo lugar donde estaba el antiguo, asegurándote de que encaje correctamente y no roce con ninguna otra pieza. Fija los soportes o tornillos que lo sujetan al chasis del vehículo.
  10. Monta el ventilador del radiador, si lo tiene. Para ello, conecta el conector eléctrico y coloca los tornillos o clips que lo fijan al radiador. Ajusta bien el ventilador para que no se mueva ni vibre.
  11. Conecta las mangueras que conectan el radiador con el motor y con el depósito de expansión. Para ello, coloca las abrazaderas que las sujetan y apriétalas con un destornillador o un alicate. Comprueba que las mangueras no estén torcidas ni obstruidas.
  12. Llena el radiador con líquido refrigerante nuevo, siguiendo las especificaciones del fabricante del vehículo. Para ello, abre el tapón del radiador y vierte el líquido refrigerante hasta que llegue al nivel máximo indicado. Cierra el tapón cuando hayas terminado.
  13. Conecta la batería del vehículo, colocando primero el cable positivo y luego el negativo en los bornes correspondientes. Aprieta los tornillos que los sujetan y comprueba que no haya chispas ni cortocircuitos.
  14. Arranca el motor y deja que se caliente durante unos minutos, observando el indicador de temperatura y el funcionamiento del ventilador del radiador. Si todo va bien, apaga el motor y comprueba si hay fugas o fugas en el radiador o en las mangueras. Si hay algún problema, repite los pasos anteriores hasta solucionarlo.
  15. Limpia cualquier resto de líquido refrigerante que haya podido quedar en el suelo o en otras partes del motor con un trapo o papel absorbente. Cierra el capó y retira el recipiente que recogió el líquido refrigerante viejo.
Leer   ¿Cómo solucionar problemas de sobrecalentamiento en un vehículo?

Consejos para evitar problemas con el radiador de un vehículo

Ahora que ya sabes cómo reemplazar el radiador de un vehículo, te damos algunos consejos para evitar problemas con esta pieza y alargar su vida útil:

  • Revisa periódicamente el nivel y la calidad del líquido refrigerante, siguiendo las recomendaciones del fabricante del vehículo. Cambia el líquido refrigerante cada dos años o cada 40.000 kilómetros, aproximadamente.
  • Limpia el radiador cada cierto tiempo para eliminar la suciedad, los insectos o las hojas que puedan obstruir las aletas y reducir su capacidad de enfriamiento. Puedes usar un cepillo suave o una manguera de agua a presión, siempre con cuidado de no dañar las aletas.
  • Protege el radiador de posibles golpes o impactos que puedan deformarlo o agrietarlo. Evita conducir por caminos bacheados o con piedras sueltas, y mantén una distancia prudente con otros vehículos o con objetos que puedan saltar hacia el radiador.
  • No uses aditivos ni productos químicos que puedan dañar el radiador o alterar las propiedades del líquido refrigerante. Usa solo productos homologados y compatibles con tu modelo de vehículo.
  • Si tienes alguna duda sobre cómo reemplazar el radiador de un vehículo, consulta con un profesional cualificado que te asesore y te ayude.

Esperamos que este artículo te haya sido útil para aprender cómo reemplazar el radiador de un vehículo de forma segura y eficaz. Recuerda que si cuidas bien tu radiador, estarás cuidando también tu motor y tu bolsillo.

Recent Posts

Scroll al inicio