Search
Close this search box.

Cómo reemplazar el sensor de oxígeno de un vehículo

reemplazar el sensor de oxígeno de un vehículo

En este artículo te explicaremos cómo reemplazar el sensor de oxígeno de un vehículo de forma sencilla y segura, siguiendo estos pasos:

El sensor de oxígeno es una pieza clave para el funcionamiento óptimo del motor de un vehículo. Su función es medir la cantidad de oxígeno que hay en los gases de escape y enviar esa información a la computadora del auto, que ajusta la mezcla de aire y combustible para lograr una combustión eficiente y reducir las emisiones contaminantes.

Sin embargo, con el paso del tiempo y el uso, el sensor de oxígeno puede deteriorarse o fallar, lo que afecta el rendimiento del motor, el consumo de combustible y la calidad del aire. Por eso, es importante saber cómo reemplazar el sensor de oxígeno de un vehículo cuando sea necesario.

1. Identifica el tipo y la ubicación del sensor de oxígeno

Antes de reemplazar el sensor de oxígeno de un vehículo, debes saber qué tipo de sensor tiene tu auto y dónde está ubicado. Existen dos tipos principales de sensores de oxígeno: los de banda ancha y los de banda estrecha. Los primeros son más precisos y modernos, mientras que los segundos son más comunes y económicos.

Además, dependiendo del modelo y el año de tu vehículo, puede tener uno o más sensores de oxígeno instalados. Por lo general, se encuentran en el sistema de escape, cerca del colector o del catalizador. Para saber cuántos sensores tiene tu auto y dónde están, puedes consultar el manual del fabricante o usar un escáner OBD2 que te indique el código de falla del sensor.

2. Desconecta la batería y levanta el vehículo

Antes de reemplazar el sensor de oxígeno de un vehículo, debes desconectar la batería para evitar cortocircuitos o daños eléctricos. Para ello, usa una llave adecuada para aflojar los terminales negativo y positivo de la batería y sepáralos con cuidado.

Leer   ¿Cómo reemplazar una bujía de un vehículo? Pasos a seguir

Luego, debes levantar el vehículo para acceder al sensor de oxígeno desde abajo. Para ello, usa un gato hidráulico o mecánico para elevar el auto por uno de sus lados o por la parte trasera, según sea el caso. Asegúrate de colocar unos soportes o calzos debajo del vehículo para evitar que se caiga o se mueva.

3. Localiza y desconecta el sensor de oxígeno

Ahora que tienes acceso al sistema de escape, debes localizar el sensor de oxígeno que vas a reemplazar. Puede estar enroscado directamente al colector o al tubo de escape, o conectado mediante una brida o abrazadera. También puede tener un protector térmico o una cubierta metálica que lo proteja del calor.

Una vez que lo hayas identificado, debes desconectar el conector eléctrico que lo une a la computadora del auto. Para ello, presiona la pestaña o el botón que tiene el conector y tira suavemente hasta separarlo. Ten cuidado de no dañar los cables ni el conector.

4. Retira el sensor de oxígeno antiguo

El siguiente paso para reemplazar el sensor de oxígeno de un vehículo es retirar el sensor antiguo del sistema de escape. Para ello, necesitarás una llave especial para sensores de oxígeno, que tiene una ranura para pasar los cables sin cortarlos. Si no tienes esta herramienta, puedes usar una llave fija o una llave inglesa del tamaño adecuado.

Coloca la llave sobre la tuerca o la cabeza del sensor y gira en sentido contrario a las agujas del reloj para aflojarlo. Puede que necesites aplicar un poco de fuerza o usar un martillo para golpear la llave si el sensor está muy apretado o corroído. Una vez que lo hayas aflojado, desenróscalo con la mano y sácalo del sistema de escape.

Leer   ¿Cómo comprobar y reemplazar una batería de un vehículo?

5. Instala el nuevo sensor de oxígeno

Ahora que has retirado el sensor antiguo, debes instalar el nuevo sensor de oxígeno en el mismo lugar. Antes de hacerlo, debes limpiar la rosca o la brida donde va a ir el sensor, usando un cepillo metálico o una lija fina para eliminar el óxido o los residuos.

Luego, debes aplicar una capa fina de antiadherente o grasa de cobre en la rosca del nuevo sensor, para facilitar su instalación y su futura extracción. No uses otros tipos de lubricantes, ya que pueden dañar el sensor o interferir con su funcionamiento.

A continuación, introduce el nuevo sensor en el orificio o la brida del sistema de escape y enróscalo con la mano hasta que quede firme. Luego, usa la llave para apretarlo un poco más, pero sin excederte. Finalmente, conecta el conector eléctrico del sensor a la computadora del auto, asegurándote de que quede bien ajustado.

6. Reconecta la batería y baja el vehículo

Ya casi has terminado de reemplazar el sensor de oxígeno de un vehículo. Solo te queda reconectar la batería y bajar el vehículo. Para ello, vuelve a colocar los terminales positivo y negativo de la batería en sus respectivos polos y apriétalos con la llave.

Luego, retira los soportes o calzos que sostienen el vehículo y usa el gato para bajarlo lentamente hasta que toque el suelo. Retira el gato y guarda todas las herramientas que hayas usado.

7. Prueba el funcionamiento del nuevo sensor de oxígeno

El último paso para reemplazar el sensor de oxígeno de un vehículo es probar su funcionamiento. Para ello, enciende el motor y observa si se enciende la luz del tablero que indica una falla en el sistema de escape. Si no se enciende, significa que has instalado correctamente el nuevo sensor.

Leer   ¿Cómo reemplazar el cable de bujías en un vehículo?

También puedes usar un escáner OBD2 para verificar si hay algún código de error relacionado con el sensor de oxígeno. Si no hay ningún código, puedes borrar los que haya almacenados en la memoria y listo.

Ahora ya sabes cómo reemplazar el sensor de oxígeno de un vehículo de forma fácil y segura. Recuerda que este componente es esencial para el buen funcionamiento del motor y para cuidar el medio ambiente. Por eso, te recomendamos revisar periódicamente el estado del sensor y cambiarlo cada 80.000 km o cuando notes algún síntoma de falla.

Esperamos que este artículo te haya sido útil e informativo. Si te ha gustado, compártelo con tus amigos y familiares que también quieran saber cómo reemplazar el sensor de oxígeno de un vehículo.

Recent Posts

Scroll al inicio