Search
Close this search box.

¿Cómo solucionar problemas con el sistema de control de emisiones de un vehículo?

solucionar problemas con el sistema de control de emisiones de un vehículo

El sistema de control de emisiones de un vehículo es el encargado de reducir la cantidad de gases contaminantes que se liberan al medio ambiente. Este sistema está compuesto por varios componentes, como el catalizador, la sonda lambda, el filtro de partículas, la válvula EGR y el sensor de oxígeno. Estos componentes trabajan en conjunto para optimizar la combustión del motor y minimizar las emisiones nocivas, por ello, se debe solucionar problemas con el sistema de control de emisiones de un vehículo rápidamente.

¿Cuáles son los problemas con el sistema de control de emisiones de un vehículo?

A veces el sistema de control de emisiones puede presentar problemas que afectan al rendimiento del vehículo y al medio ambiente. Estos problemas pueden ser causados por diversos factores, como el desgaste, la suciedad, las averías o el uso de combustibles de baja calidad. Algunos síntomas que indican que el sistema de control de emisiones tiene problemas son:

  • El testigo luminoso del motor se enciende en el tablero.
  • El vehículo pierde potencia o tiene dificultades para arrancar.
  • El consumo de combustible aumenta o disminuye de forma anormal.
  • El vehículo emite humo negro, blanco o azul por el escape.
  • El vehículo no pasa la prueba de emisiones.

Si detectas alguno de estos síntomas, es importante que acudas a un taller especializado para revisar y reparar el sistema de control de emisiones. No obstante, también puedes realizar algunas acciones preventivas y correctivas para solucionar problemas con el sistema de control de emisiones de un vehículo. A continuación, te explicamos algunas de ellas.

estos son algunos trucos que puedes seguir para superar la prueba de emisiones de la itv con tu coche foto istock

Mantén el catalizador en buen estado

El catalizador es el componente que se encarga de transformar los gases tóxicos en gases menos dañinos. Para ello, utiliza unos metales preciosos que actúan como catalizadores químicos. Sin embargo, estos metales pueden perder su efectividad con el tiempo o por el contacto con sustancias contaminantes. Por eso, es importante mantener el catalizador en buen estado y evitar las siguientes situaciones:

  • No usar combustibles con plomo, ya que este elemento puede dañar los metales del catalizador.
  • No circular con el motor en frío, ya que esto impide que el catalizador alcance la temperatura óptima para funcionar correctamente.
  • No conducir con el motor sobrecalentado, ya que esto puede provocar que el catalizador se funda o se agriete.
  • No circular con el escape obstruido o dañado, ya que esto puede generar una presión excesiva sobre el catalizador.
Leer   Cómo solucionar problemas con el sistema de encendido electrónico de un vehículo

Si sospechas que el catalizador está averiado, puedes comprobarlo realizando una prueba de presión en el escape o usando un medidor de gases. Si confirmas que el catalizador está defectuoso, debes reemplazarlo lo antes posible.

Limpia la sonda lambda y el sensor de oxígeno

La sonda lambda y el sensor de oxígeno son los componentes que se encargan de medir la cantidad de oxígeno presente en los gases de escape. Esta información es enviada a la unidad de control del motor, que ajusta la mezcla aire-combustible para lograr una combustión óptima. Sin embargo, estos componentes pueden ensuciarse o deteriorarse con el uso y enviar señales erróneas a la unidad de control. Esto puede provocar una mezcla demasiado rica o demasiado pobre, lo que afecta al rendimiento del motor y a las emisiones.

Para evitar este problema, es conveniente limpiar la sonda lambda y el sensor de oxígeno cada cierto tiempo. Para ello, puedes usar un producto específico para limpiar sensores o seguir estos pasos:

  • Desconecta la batería del vehículo y localiza la sonda lambda y el sensor de oxígeno. Suelen estar ubicados cerca del catalizador o en el colector de escape.
  • Desconecta los cables eléctricos y desenrosca los componentes con una llave especial.
  • Limpia los componentes con un cepillo metálico o una lija fina para eliminar los restos de suciedad o carbonilla.
  • Vuelve a colocar los componentes en su lugar y conecta los cables eléctricos.
  • Conecta la batería del vehículo y comprueba si funciona correctamente.

Si al limpiar la sonda lambda y el sensor de oxígeno observas que están dañados o rotos, debes sustituirlos por unos nuevos.

Scanner de autos scaled

Revisa el filtro de partículas y la válvula EGR

El filtro de partículas y la válvula EGR son los componentes que se encargan de reducir las emisiones de partículas sólidas y de óxidos de nitrógeno, respectivamente. El filtro de partículas atrapa las partículas que se generan en la combustión y las elimina mediante un proceso de regeneración. La válvula EGR recircula parte de los gases de escape hacia la admisión, lo que reduce la temperatura de la combustión y la formación de óxidos de nitrógeno.

Leer   ¿Cómo solucionar problemas con el sistema de control de tracción de un vehículo?

Sin embargo, estos componentes pueden obstruirse o averiarse por el exceso de suciedad o carbonilla. Esto puede provocar una pérdida de potencia, un aumento del consumo o una falla en el sistema. Para evitarlo, es recomendable revisar el filtro de partículas y la válvula EGR periódicamente y realizar las siguientes acciones:

  • Realiza una conducción dinámica, es decir, circula a una velocidad moderada y con una marcha adecuada para favorecer la regeneración del filtro de partículas.
  • Usa un aditivo específico para limpiar el filtro de partículas y la válvula EGR. Este producto ayuda a disolver la suciedad y a mejorar el funcionamiento del sistema.
  • Lleva el vehículo a un taller para realizar una limpieza profesional del filtro de partículas y la válvula EGR. Este servicio suele incluir el desmontaje, la limpieza por ultrasonidos y el montaje de los componentes.
  • Cambia el filtro de partículas y la válvula EGR si están dañados o no se pueden limpiar.

¿Cómo evitar estos problemas?

Como has visto, solucionar problemas con el sistema de control de emisiones de un vehículo es posible si realizas un mantenimiento adecuado y sigues algunos consejos prácticos. De esta forma, podrás mejorar el rendimiento de tu vehículo, ahorrar combustible y cuidar el medio ambiente. Recuerda que si tienes alguna duda o necesitas ayuda profesional, puedes contactar con nosotros y te atenderemos con gusto.

94 electromecanica TI6A3455 portada scaled

Recent Posts

Scroll al inicio